domingo, 21 de octubre de 2012

Tortilla de pan

Hola de nuevo!!
La receta de hoy tiene historia, en muchos sentidos. Os lo cuento: el cole donde trabajo organiza un concurso de recetas, como todos los años, pero éste con el siguiente lema "receitas do día despois". La idea es aprovechar los restos de comida para no tirar nada.
Pues bien, una compañera de trabajo me cuenta que su abuela hacía una tortilla dulce de pan reseso o duro. Me pongo a buscar algo similar en libros de cocina gallega que tengo en casa y ... ¡sorpresa! encuentro esa tortilla. Este libro es "Repostería en Galicia" de Mariano García y Fina Casalderrey.

Y así conozco un postre tradicional que los autores de este libro sitúan en Pontevedra pero que también se hacía por estos lares.

Un gran descubrimiento y una buena alternativa, no sólo para aprovechar el pan que sobra sino también para disponer de una receta más que bien podría ser un postre o un plato único para servir de cena acompañado de una compota de manzana, por ejemplo.

Me pongo manos a la obra y aquí tenéis el resultado,



Ingredientes:

200 gr. de pan reseso o duro
250 ml. de leche
4 cucharadas rasas de azúcar
4 huevos
piel de limón (sin parte blanca)



Preparación:

Trocear el pan en cubos pequeños, como de 1 cm.
Calentar la leche con el azúcar y la piel de limón. Sin dejar hervir retirar del fuego, quitar la piel de limón y añadir el pan troceado, dejar enfriar.
Batir los huevos y mezclar con el pan remojado. Freir en una sartén con un poco de aceite o de manteca de vaca (fue lo que usé) y cuando esté cuajada por el fondo darle la vuelta, exactamente igual que una tortilla de patatas.


Acompaño esta tortilla de pan con una compota de manzana preparada en thermomix de la siguiente manera: poner dos manzanas peladas y troceadas (unos 200 gr.) y medio cubilete de agua en el vaso, programar 10 minutos, 100º, velocidad 1.  Retirar del vaso y espolvorear con canela molida.

Gracias Gloria!!

11 comentarios:

  1. Pues nunca la había visto pero tiene una pinta que arrebata, quiero probar!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Había leido algo similar pero sin leche...esta me gusta más...una delicia cuando te apetece dulce y no hay nada!!! Sencilla, rápida y rica!
    Besooossss

    ResponderEliminar
  3. Excelente recuperación dunha receita da nosa cociña. Bicos Bego.

    ResponderEliminar
  4. La tortilla dulce era una de mis cenas favoritas cuando era pequeña. Mi madre nos la hacía alguna veces, para mí menos veces de las que yo quisiera pero ahora que soy mayor entiendo que para ella era un verdadero lío porque nos las hacía individuales y claro está éramos un pilón de hermanos y todos de muy buen diente.
    Me encantó encontrarla aquí.
    Un bico

    ResponderEliminar
  5. Bego mi abuela preparaba ya tortillas de pan... eran super típicas!!!
    Yo también tengo ese libro, me encanta!!
    Biquiños.

    ResponderEliminar
  6. Una receta ideal para el aprovechamiento del pan, me gusta mucho.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios! con esta receta voy de sorpresa en sorpresa. Piqui, Laura, gracias por compartir esos recuerdos!

    ResponderEliminar
  8. Begoooo! Esta tortilla me la enseñó la tía de mi marido de 83 años y me encanta ! Yo la hice una vez pero no me quedó tan estupenda desde luego ! Es que la tuya tal ente parece una tortilla de patatas....que buena! Ñam ñam ! Besinos!

    ResponderEliminar
  9. Aquí en Asturias también se hace ,yo la comí muchas veces de pequeña y ahora la hago cuando me sobra pan y después de cuajada le pongo azúcar y unas gotas de vino blanco,me encanta.besinos

    ResponderEliminar
  10. Bueno, no me lo puedo creer. De verdad que creí que era una receta olvidada completamente. Le estoy cogiendo un cariño a esta tortilla ....
    Loly, de dónde es la tía de tu marido?
    Encarnita le echas el azúcar por encima después de echa?

    ResponderEliminar
  11. Me encanta esta tortilla, y como a muchas de ustedes, me retrotrae a la niñez..... cuantas veces la he tomado a la cena.
    No debemos dejar que estas recetas se olviden; yo de vez en cuando las hago para mis hijos (hace unos años más que ahora, lo confieso).
    Un abrazo

    ResponderEliminar