domingo, 11 de diciembre de 2011

Rosquillas de vino

Rosquillas de vino y .... unas medidas sorprendentes!

Hacía muchísimo tiempo que no le echaba un vistazo a un montón de recetas que guardo en un revistero de cartón, y entre recortes de revistas, fotocopias de recetas de amigas y compañeras de trabajo y folletitos de propaganda encontré una libreta cuadriculada escrita por mi con una letra que casi no reconozco y con postres que casi no recordaba.
Entre ellos estas rosquillas de vino que me trajeron a la memoria la antigua cocina de mi madre y me sorprendieron porque no recordaba cómo se medían los ingredientes: con la propia cáscara de huevo!! Y yo que tengo en mi cocina tantos artilugios .... inútiles??
Animaos, si las haceis una vez, seguro, seguro que repetís. Yo ya lo he hecho.



Ingredientes:

1 huevo
1/2 cáscara de azúcar (25 gr.)
1/2 cáscara de aceite de girasol sin refinar (30 ml.)
1/2 cáscara de vino blanco (30 ml.)
1 cucharilla de vinagre
ralladura de limón
un chorrito de anís (opcional)
175 gr. de harina

Para glasear:

2 cucharadas colmadas de azúcar
2 cucharadas de agua



Preparación:

En un bol batir con varillas todos los ingredientes excepto la harina.
A continuación añadir la harina tamizada y mezclar con una espátula, cuando la masa empiece a despegarse de las paredes del bol pasarla a la mesa enharinada y continuar amasando a mano. Formar una bola y cortar trozos de aproximadamente 20 gr. Con cada trocito de masa hacer un rulo entre las manos y unir los extremos para cerrar la rosquilla.
Freir en abundante aceite de girasol, tienen que flotar en él (en lugar de una sartén usé una olla pequeña para freirlas). Cuando estén doradas retirar a una bandeja con papel absorvente.

Para glasearlas: poner una olla al fuego con el azúcar y el agua, mezclar bien hasta que el azúcar se haya disuelto y en el momento en que empiece a hervir añadir las rosquillas y bajar un poco el calor. Nos parecerá que son demasiadas rosquillas y poco jarabe pero es suficiente. Con una cuchara de madera dar vueltas y vueltas a las rosquillas para que se impregnen bien con el jarabe de azúcar, seguir dando vueltas durante unos minutos hasta que se sequen (3 ó 4 minutos serán suficientes). Veremos que las rosquillas pasan de tener un brillo transparente al tono mate, blanquecino y granulado que veis en la foto. Es importante removerlas constantemente hasta que el jarabe seque por completo, en este momento retirar y dejar enfriar.  

Con esta cantidad de masa salen unas 20 rosquillas.
Para esta ocasión hice doble cantidad de masa; a la mitad de las rosquillas solamente les añadí azúcar glas por encima y la mitad restante están glaseadas.

Muy buenas y fáciles.
Hasta pronto.

10 comentarios:

  1. Begoña, ¿ya huele a Navidad en tu cocina?. En la mía empezará esta semana. Los polvorones, los bocaditos de limón, las marquesitas y las rosquillas. Estas tienen una pinta estupenda. A casa las trae mi madre para Nochebuena. Yo las que hago son las que hacía mi tía Aurora, Tiau para tod@s sus sobrin@s que son muchos. Aunque este años nos dejó, sus rosquillas y sus bollitos de leche están entre mis recetas y todos los buenos recuerdos de ella en mi cabeza para siempre.
    Oye, estoy buscando una receta para hacer mantecadas como las de Astorga. En As Pontes hacen unas muy ricas pero no consigo la receta. ¿Tienes algo tú por ese revistero de cartón que guarda tus tesoros culinarios?. Es que he probado un ciento de recetas y todas puafffff.

    Bueno, que me lio y tengo que dejar sitio a otro comentario.
    Un bico

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente las medidas...Siempre nos queda algún tesoro olvidado entre los montones de recetas que almacenamos. Y éste tiene pinta de ser una delicia.

    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. que buenas estas rosquillas, a mi me pasa igual que a ti, tengo una carpeta llena de recortes que piden ser rescatados

    ResponderEliminar
  4. Que ricas¡¡¡¡¡¡¡ tienen una pinta estupenda, me recuerdan a las que hacias las abuelas, tengo que hacerlas¡¡¡¡

    besicos chez glace

    ResponderEliminar
  5. Espero que no dejes tan abandonadas estas maravillas....que ricas rosquillas!!

    Mil besos :D

    ResponderEliminar
  6. QUE BELLA FOTO Y QUE RICA RECETA QUERIDA!!!
    uN ABRAZO:)

    ResponderEliminar
  7. Hola a tod@s!
    Teneis que hacerlas, dan mucho menos trabajo del que parece. No suelo hacer este tipo de postres por el engorro de freir pero las hice en una pota pequeña y alta, sin manchar y rapidísimo.
    Piqui, bocaditos de limón? comparte receta porfa!
    No tengo ninguna receta de mantecados que recuerde, si encuentro alguna te la paso.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Tienes tanta razon, antes no tenian ni la mitad de cosas que nosotros y hacian una reposteria increible, bueno hoy no te has quedado atras pues tus rosquitas se ven fantasticas
    bss

    ResponderEliminar
  9. Holaaaaa! Sabía que te conocía de algo! Estás en el mismo curso de cocina con algas que yo! Nos vemos el martes! Me quedo por aquí, muy buenas estas rosquillas!

    ResponderEliminar
  10. Bego, me parece que hemos coincidido en una cosa. Yo el otro día publiqué una receta antigua de mi madre y ahora me encuentro con tus rosquillas... Me las llevo a mi recetario virtual. Tengo una libreta tb de ella de recetas de cuando iba a la sección femenina que es un tesoro. Se la voy a reencuadernar para REyes, si encuentro quien me lo haga. Un beso

    ResponderEliminar