miércoles, 21 de septiembre de 2011

Castañas cocidas

Ya estamos en otoño!
Y con él ya tenemos las primeras castañas. En temporada, las hay buenísimas en el mercado pero saben más ricas recogidas por nosotros mismos, además es divertido intentar abrir los erizos con los pies. Y ¡cuidado con pincharse al cogerlas!.
Me apetecía mucho publicar una entrada con la receta de castañas cocidas, ya sé que no tiene mucha ciencia, pero es la base para otro tipo de recetas como el puré de castañas, castañas en almíbar ...
Así se hacen en mi casa,



Ingredientes:

1 kg de castañas
agua
sal
"fiuncho" o "anís de las castañas" (hinojo)

Al añadir fiuncho, por un lado, aromatizamos las castañas, el hinojo tiene aroma anisado, y por otro, gracias a sus propiedades digestivas evitamos gases molestos, ya sabéis.
Y sé de buena tinta que por algún lugar de Pontevedra sustituyen el fiuncho por laurel, probaré.

Preparación:

Lo primero que hay que hacer es pelarlas, quitarles la corteza que las cubre con un cuchillo y con mucho cuidado porque es bastante dura.
Una vez peladas las ponemos en una olla, cubrimos con agua hasta un dedo por encima de las castañas, añadimos sal y fiuncho. Con la sal no os corteis, necesitan bastante pero lo mejor es probarlas antes de que terminen de cocerse.


Cuando empiece a hervir el agua, bajamos la temperatura y dejamos cociendo durante al menos media hora. Para saber si están en su punto las pinchamos con un cuchillo, igual que si cociéramos patatas, cuando el cuchillo entra sin dificultad ya están listas.
Vereis que el agua se va tiñendo de marrón.
Una vez cocidas escurrimos el agua. Si nos apetece ya podemos comerlas calientes, se les quita la segunda piel, que en la mayoría de las castañas saldrá sin dificultad, y a disfrutarlas. También se comen frías, a las que veis en la foto les quité la piel al día siguiente de cocerlas por eso tienen un color verdoso. Si las pelais en el momento tienen un color más claro.


Y ya para terminar, hace tiempo era costumbre en muchas familias cenar estas castañas con leche; se ponía leche en un cuenco, se añadían las castañas y se tomaba como una sopa.

Espero que os haya gustado.
Hasta pronto.

10 comentarios:

  1. Me encantan las castañas, aqui pronto recogeremos las primeras.
    bss Esther

    ResponderEliminar
  2. Este año son buenísimas. Las de las fotos las recogimos en casa de mi suegro y todavía quedan por recoger.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Bego, hasta la cosa más simple como cocer unas castañas, tiene su ciencia, así que no viene nada mal que nos lo cuentes. Un abrazo. Alicia.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el otoño y, por supuesto, un buen puñado de castañas calentitas en las primeras tardes de frío saben a gloria... Nunca las he acompañado de leche, así que habrá que probarlo :)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Jo, fíjate que a mi las castañas nunca me han entrado. A mi madre le encantan en todas sus versiones y yo les tengo una tirria....
    Me gusta mucho tu blog!

    ResponderEliminar
  6. Brujaaaaaa! Me has quitado la idea jajajajajaja ! Hoy vengo de la aldea cargada de castañas y las iba a poner cocidas y con leche que es como las comíamos en mi pueblo......me encantan!

    E mi pueblo se cuecen sin nada...no echamos anís ni nada.....y luego con la leche , hace años que no las tomo así

    Buscaré otra receta para no repetirme jajajajaja ! Preciosas las fotos Bego!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JIJijiji!!! un poco bruja sí que soy!
      Por favor, no dejes de publicar la receta, siempre aportas algo diferente.
      Un beso

      Eliminar
  7. Hay que cocerlas sin pelar, tarda más pero quedan muchi mejor.

    ResponderEliminar